AGENDA PÚBLICA

Opinión


A.P. Migdalia Pineda 1
A.P. Migdalia Pineda 2
ep cuadrada

In Memoriam Migdalia Pineda: Aquella muchacha maracucha

Se trata de recordar a una importante investigadora de la comunicación: Migdalia Pineda. Ella formó parte de un grupo de investigadores de la comunicación ubicados en el estado Zulia y asentados, la mayoría de ellos, en la Universidad del Zulia. Migdalia se nos fue el lunes 13 de julio en la ciudad de Maracaibo. Sirva este breve texto para recordarla y tenerla siempre presente, no solo como persona, sino como una gran investigadora que fue.

Tal como lo comenté en un artículo que apareció en el portal Efecto Cocuyo, en marzo de 2019, a propósito del fallecimiento de Luis Aníbal Gómez, pude conversar con este periodista y estudioso de la comunicación poco antes de su muerte.

Migdalia Pineda: Sociedad de la Información y posmodernidad

Desde este artículo se hace un recorrido por aquellos temas que fueron las áreas de interés de la profesora Migdalia Pinea. Igualmente, se nos ofrece una breve síntesis sobre cada uno de los temas para ubicarnos en la conceptiualización que hizo la profesora.

Comunicadora integral

La venezolana Migdalia Pineda de Alcázar, licenciada en Comunicación Social, mención Artes audiovisuales, en la Universidad del Zulia (LUZ, 1975). Obtuvo un doctorado en Ciencias de la Información en la Universidad Autónoma de Barcelona (España, 1989).

In Memoriam: Evangelina García Prince

Evangelina García Prince (1934-2019) fue una venezolana extraordinaria. Lo que más me llama la atención fue la condición genuinamente multifacética que tuvo su vida pública. 

Hace pocas semanas, al conocerse su fallecimiento, las organizaciones feministas y de mujeres en Venezuela le reivindicaron. Razón no les faltó. 

 También lo hizo el mundo político. Yo quiero reivindicar una de esas facetas que quedaron en segundo plano en la trayectoria…


Nuevos retos del periodismo ante la pandemia. Día del Periodista

Daniel Pabón

Todos los años, el 27 de junio celebramos el Día del Periodista. Este año la celebración no solo coincide con periodistas detenidos, periodistas en el exilio, desinformación, censura, leyes que limitan la libertad de expresión… sino que hoy estamos en presencia del COVID-19. Así, la labor de informar-hoy, en plena pandemia, se ha tornado más difícil y compleja que en otros momentos. Pero el reto está presente y los periodistas han sabido asumirlo.

 

Varios miembros en la familia de la tachirense Carmen Urbina creyeron la cadena de WhatsApp que aseguraba revelar “la cura” del nuevo coronavirus: debían encontrar un cabello entre las páginas de la Biblia, hervirlo en agua y tomársela. En esa casa no hay conexión a Internet, ni radio, y la televisión solo recibe señal abierta.

Revista-Comunicación-190--191-Nuevos-retos-del-peiodismo-ante-la-pandemia

Este Día Nacional del Periodista en Venezuela coincide con el curso de la pandemia más virulenta del último siglo. Los derechos a la libertad de expresión e información no se suspenden; por el contrario, ahora es cuando familias como los Urbina necesitan más contenidos verificados para comprender el virus y contrarrestar los rumores, como este de pseudociencia que ha sido viral en varios países.


Periodistas, ni a favor, ni en contra de la cuarentena

Hernán Restrepo

El periodista reflexiona, desde Colombia, sobre el aparente falso dilema que se ha presentado en toda la región entre el derecho al trabajo y el derecho a la salud durante la pandemia por COVID-19. Nos ofrece varios testimonios en donde se evidencia este dilema. La pregunta que se formula el periodista: ¿Entonces a favor de qué postura debemos estar?

Foto: EFE

“Quédate en casa”, comenzamos a escuchar una y otra vez a través de los medios de comunicación cuando la pandemia del coronavirus alcanzó a Latinoamérica. El mensaje se repite a diario a través de la publicidad oficial, que domina los espacios de anuncios, alternada con los comerciales de los laboratorios farmacéuticos. 

 

Los presentadores de noticieros lo repiten con facilidad desde la comodidad de sus apartamentos ubicados en las zonas más acomodadas de sus ciudades. Los influencers de las redes sociales también se han unido al movimiento, invitándonos a quedarnos en casa con boomerangs y tik-toks en los que se suelen ver de fondo las piscinas donde pasan las horas de esta larga cuarentena. 

 

Mientras esto sucede, al otro lado del televisor, hay millones de personas para quienes quedarse en casa no es una opción. Si se quedan en casa, se mueren de hambre. Quedarse en casa para ellos es exponerse todavía más al contagio, pues viven hacinados con otras personas en pequeños hogares donde la idea de aislamiento social suena como un mal chiste. 

 

Para aquellos que no pueden darse el lujo de quedarse en casa, escuchar que medios de comunicación y periodistas repiten una y otra vez con tanta facilidad “Quédate en casa”, comienza a ser tan molesto como una gotera constante sobre sus cabezas. Basta con mirar los resultados que arroja en Twitter el buscar tuits con los términos “Periodistas + Quédate en casa”, para ver cuán incómoda puede resultar nuestra férrea defensa de la cuarentena a oídos de quienes necesitan desesperadamente salir a rebuscarse la vida.

Pre-textos


fake news portada

Venezuela en fakecracia: Guion oficial de mentiras y fake news como parte de la propaganda

León Hernández

Es perturbador el efecto de las fake news en democracias, pero puede ser aún más dañino en regímenes como el venezolano, sin libertad de expresión y con crisis política, social y económica.  

Las mentiras corren con ciudadanos que sortean censura y blackouts, bajo el bombardeo de una máquina de propaganda oficial. 

Las fake news son “información fabricada que imita noticias y contenidos de medios de comunicación social en cuanto a su forma, pero no en su proceso organizativo o intención”.

Este concepto deja claras diferencias entre lo que son las fake news, y la propaganda política –sean sus contenidos verdaderos o falsos–. Lo relativo a estos contenidos de comunicación dirigida a distorsionar la realidad no sería sinónimo a pie juntillas de una manipulación a la opinión pública intentada por un vocero gubernamental o estratega político comunicacional, pues el anglicismo –que bien podría sustituirse al español por “noticias falseadas”– se circunscribe a la acción de hacer circular contenido falso en un producto empaquetado como periodístico por la vía impresa, audiovisual, digital o por un mensaje que se hace pasar por genuino en las redes sociales…